KoFong Hsia_

Desde el color la música, trazos y formas para comprender las miradas, actitudes y pasión de unos cuantos genios, trabajos que encantan desde el primer momento, mano y obra de una artista que pisa las calles de Nueva York y se hace llamar KoFong Hsia.

Winston Chmielinski_

Entendernos en el color, en la inocencia y el desgaste, sentirnos en las emociones borrosas y encontrar la esencia de todo lo que existe en un espacio apenas reconocible, Winston Chmielinski filtra las memorias y el carácter de todos aquellos que habitan sus pinturas, lienzos contrastantes y misteriosos que abren la posibilidad de la vista doble, de una interpretación cargada de juicios personales y reflexión.

Yumiko Glover_

El erotismo de los intereses propios y el reconocimiento como un ente individual a través de la despersonalización es un tema recurrente en la pintura de Yumiko Glover, el color como un manifestante hedonista y las colegialas retraídas en pequeños mundos de historieta son los mejores catalizadores de una artista japonesa con mucho por decir.

Tristan Pigott_

La novedad de aquello que se ve siempre, personalidades que se multiplican en el mismo sitio, se revuelven, se complican y vuelven a estar quietas, la pintura de Tristan Pigott busca una verdad fantasiosa, el otro lado de lo que es mas probable, tonos concretos, modas que no pasan para seguir observando impacientemente.

Amy Judd_

Las mujeres vuelan, eso es conocido por todos, sus herramientas son misteriosas, mágicas y formidablemente astutas. Amy Judd hace de esta fragilidad un recurso inagotable y surrealista, mujeres que prefieren esconder el rostro, algo insignificante cuando se elevan aun tocando la tierra, relaciones de lo volátil y sencillo que una pincelada vierte en el cuerpo de las aves renacidas.

Paul Kaptein_

La memoria se encuentra en la madera, memoria de objetos comunes, memoria de pertenencia y conservación, recuerdos más allá de la materia, de lo vivo o lo que existe. La escultura de Paul Kaptein trabaja con la ficción mas cercana a la realidad, ese desapegado sentimiento de que todo lo que vemos algún día sera verdad, por el momento solo nos queda observar más de cerca.

Gosia_

Atrapadas entre las batallas internas de su creadora y manteniendo la mirada firme mientras se funden en las texturas que surgen de la casualidad, las esculturas de Gosia son el punto medio de un proceso de abstracción y fantasía, la artista polaca ha hecho de estos bustos su hogar, expresiones simples que recrean un excitante universo interior.

Robin Eley_

Con la perfección presente, la pintura de Robin Eley decanta la realidad a sus expresiones tangibles, texturas que se sobreponen a los cuerpos, luces solidas que reflejan la obsesión del artista londinense por construir en los objetos una verdad única. Disfruten.

Two sides of the same coin de Monique Revell_

Cuentos enmarcados en la piel e historias fantásticas que van mas alla del cuerpo, la serie “Two sides of the same coin” de la artista Monique Revell hace gala de la emotividad y el simbolismo de esas lineas permanentes que retratan a nuestra familia, nuestros orígenes y nuestra tierra.

Nick Cave_

Siempre es un buen día para admirar seres extraños, para fascinarnos con sus atuendos e hipnóticos bailes, Nick Cave ha creado durante los últimos años una legión de estos astutos personajes dotándolos de una personalidad impactante, esculturas-vestimentas que nos acercan a esos ritos intrínsecamente urbanos. Abordar de manera coherente el gran trabajo de Cave sería despojarlo de su magia, su relación con los materiales y las formas detonan las preguntas mas absurdas y el deseo de saber cuanto antes que otros seres habitan su cabeza.

Aron Wiesenfeld_

A las aventureras jóvenes de Aron Wiesenfeld poco parece importarles la soledad o los esteros donde el vacío y la sensación de un peligro instantáneo esta siempre presente, la pintura del artista norteamericano parece guardar secretos, una misión oculta en cada uno de sus personajes, esa mirada enigmática y oscura va más allá de lo que se puede ver o esperar.

Kent Williams_

Iniciemos con una idea sencilla, el arte contemporáneo no seria lo mismo sin Kent William. Podríamos hablar extensamente de su carrera, pero basta con observar su trabajo como pintor e ilustrador para saber por que se ha colocado como un referente en la escena, la expresividad de su obra y el dinamismo de su técnica captura con detalle un mundo donde la realidad es el mejor pretexto para la experimentación.

Los silenciosos niños de Gehard Demetz_

Gehard Demetz ha conseguido que el mundo entero mire de frente a sus pequeños y perturbados infantes, que entiendan un poco el trasfondo de su semblante o los callados sentimientos que esconden entre los bloques de madera en los que se encuentran prisioneros. El carácter conceptual de las obras de Demetz ha explotado esa vulnerable etapa obligando a sus niños a guardar un silencio sepulcral que no podemos dejar de oír.

Los mundos de Anna Borowy_

Entre la pacifica convivencia de los seres vivos y los oníricos esteros donde estos personajes permanecen, la pintura de la alemana Anna Borowy ha creado un lenguaje único y sin prisas, perfectas condiciones para esos perdedizos seres que se alimentan de tranquilidad. Tomen asiento y déjense llevar.

Michael Cina_

“My background is rooted in minimal and graphic communication and visual narratives. I am exploring many different ideas in my practice, thus the form and medium is varied”
El multidisciplinario artista Michael Cina hace de la gráfica el fin y el medio de extraños mensajes, con técnicas que pueden saltar entre el experimento más arriesgado a los recursos tradicionales o en conceptos que hacen de la abstracción su cápsula, lo que Cina crea no son más que universos propios y desafiantes.

Hilo Chen_

Desde hace tiempo Hilo Chen nos recuerda porque la playa es uno de los mejores lugares que existen, chicas en bikini, sol y una total relajación; la pintura del artista taiwanés es precisamente una alegoría a este mundo, encuadres precisos y detalles que no escapan a la mirada, dar la vuelta repentinamente para observar mejor, fijar la atención en aquello que se escapa sin querer, una cuidada descripción de todo lo que resulta pudoroso en trazos tan delicados que es imposible no disfrutar.

Dilka Bear_

Pequeñas mujeres en extraños paisajes, con una seriedad sepulcral o al borde del llanto, historias que imaginamos no terminan del todo bien, Dilka Bear, artista italiana crea estos inciertos cuentos de hadas donde nada es lo que parece o al menos no lo sabemos a ciencia cierta, disfrutamos con el temor que infunde a sus personajes, con la mirada que nos lanzan desde otro mundo esas raras niñas.

Marilyn Minter_

La obra de Marilyn Minter no necesitan presentación, teniendo una larga lista lista de exposiciones individuales y colectivas alrededor del mundo, formar parte de bienales, retrospectivas y ser reconocida como una de las artistas contemporáneas mas influyentes, nuestras humildes palabras se quedarían cortas, solo habremos de decir que desde que la conocemos y hasta la fecha nos encanta ese eterno estado de humedad. Disfruten.

Rico Blanco_

La pintura de Rico Blanco como el mismo describe, se basa en decisiones aleatorias, dos o tres elementos azarosos que al final forman la parte central de una escena, teniendo a la figura femenina como su eterno referente, sus imágenes evocan momentos silenciosos que parecen perderse en el espacio, desenfoques medidos o miradas perdidas que simplemente están allí.

Emily Burns_

Emily Burns es una pintora de aficiones extrañas, cuando no esta cubriendo a bellas chicas de comida para sus composiciones, explora su lado salvaje convirtiendo a las gacelas, venados, antílopes y algún que otro espécimen similar en el centro de su obra, lo que no se puede negar es su refinada técnica y la capacidad de crear conceptos que sorprenden por su originalidad y su poder visual. Burns es una de esas artistas que no podemos perder de vista.