Entre dioses, sueños y anarquía, códigos de color eternos que juegan a la gloria y rebeldía. Ilustrador y maestro, la obra de Ali Kiani mezcla la sutileza y el impacto con una técnica privilegiada, razones suficientes para pasear la vista por su trabajo y volver a imaginar.